17.7 C
Caracas
lunes, 6 diciembre, 2021

ASÍ SE FORMÓ LA SALSA | Celia Cruz. Parte II

-

[read_meter]

Fue nominada doce veces a los Premios Grammy y lo ganó por primera vez en 1989. Como dijimos en la primera parte de esta serie dedicada a Celia, ella participó en películas como Los Reyes del Mambo, al lado de Antonio Banderas y en The Perez Family (Cuando Salí de Cuba). En televisión, participó en la novela mexicana «El alma no tiene color».

meta_value

En un terreno dominado por cantantes y músicos masculinos, Celia Cruz consiguió un reconocimiento a escala global, la admiración de sus colegas, una estatua en el museo de cera de Hollywood, actuaciones en películas y teatro, las llaves de numerosas ciudades, y la llave de los corazones de los amantes de todas partes.

meta_value

No se sabe cuándo comenzó a llamársele «la reina de la salsa», pero llevó con suma clase y distinción ese título. Celia grabó con los más altos dignatarios de la música: Dionne Warwick, Patti Labelle, David Byrne, Gloria Estefan, Wyclef Jean. Con su talento envolvió a gente de todas las generaciones y gustos, también cantó junto a grupos de rock, como Los Fabulosos Cadillacs y Jarabe de Palo.

Se le honró dedicándole estrellas y tramos en algunas de las calles más visitadas del mundo. En 1987, la meca del cine, Hollywood, le dio su estrella en el Paseo de la Fama de esa ciudad. Tres años más tarde la Calle Ocho de Miami se nombró «Celia Cruz Way» y, en 1991, esa ciudad también le dio su estrella, honor que también les han conferido otros paseos dedicados a luminarias, como el de San José Costa Rica, y el de la Plaza Galería de la Ciudad de México.

meta_value

«La música afrocubana es la raíz de la salsa de hoy en día,» afirmó Celia. «Está llena de identidad cultural y abraza el folclore de cada pueblo y provincia de los trópicos. Es una fuente de orgullo, de felicidad, de estar viva. Eso es lo que les traigo a las personas.»

Celia Cruz combinó su talento con Tito Puente en 1966 para grabar ocho discos con él para Tico Records. Sin embargo, el poderío de estos dos gigantes de la música no llegó a las cotas que se esperaban. Celia firmó con el sello Vaya (un sello subsidiario de Fania Records).

meta_value
- Advertisement -

Posteriormente, en 1973, mientras Celia estaba en México, un poco más arriba, en Nueva York, Larry Harlow, pianista y líder de orquesta que escribí la melodía «Gracia Divina,» para la opereta de la música latina, «Hommy» (adaptación de la opera rock de los Who, «Tommy»), a Larry Harlow le pareció que Celia era la voz perfecta para encarnar a la gracia divina. Celia dijo que le parecía bien, pero que primero firmaría un contrato con Fania y se fue a Nueva York. Pero más tardó ella en preparar la maleta que Jerry Masucci y Harlow en organizar todo para que grabara antes de firmar. Ella se enojó, pero en el fondo acabaron de amigos, porque esa fue la primera experiencia de Celia Cruz con la salsa y con Fania, y ese fue el hecho que definitivamente le permitió catapultarse dentro de la salsa, la música latina y mucho mas allá. Fue el revivir artístico de Celia Cruz.

En ese entonces los hispanos jóvenes de Nueva York tenían ansias de encontrar su identidad, sus raíces y sus propios héroes. Descubrieron a Celia Cruz. Tuvo un gran impacto en Carnegie Hall cuando apareció con su vestido llamativo que le caracteriza. Despertó el entusiasmo del público. Celia era electrizante, revitalizada. Había regresado.

meta_value

En 1974 Celia gozaba del éxito. Puso en el mercado un álbum conceptual junto con Johnny Pacheco. El amor que Pacheco profesaba por los ritmos de charanga y afrocubanos le convirtieron en un innovador, produciendo arreglos actualizados de melodías clásicas. El LP, Celia y Johnny, fue disco de oro. La salsa había renacido y Celia iba de camino a convertirse en su estrella principal.

Después de dos éxitos más con Pacheco, Celia empezó a actuar con los Fania All-Stars, un grupo lleno de estrellas compuesto por líderes de grupos que graban para el sello. Viajó en giras internacionales con el grupo por Inglaterra, Francia y Zaire (ahora conocido como la República Democrática de Congo). Celia visitó toda Iberoamérica. Grabó veinte LPs que llegaron a discos de oro y recibió más de 100 premios instituciones internacionales, revistas y periódicos. Apareció en un segmento especial de los Grammy en 1987, actuando con su antiguo colaborador, Tito Puente.

Escuchen a Celia con la Fania en este tema del gran Tite Curet Alonso, grabado en Venezuela en RCTV para promocionar los conciertos de la Fania en el Poliedro. Eso fue grabado el sábado 20 de agosto de 1978.

meta_value

El estilo de Celia era incomparable. Su sentido del tiempo y la rima, su explosiva sabiduría ingeniosa, sus comentarios sociales y sus observaciones generales en armonía con las melodías, no se logra fácilmente, ni siquiera los grandes estilistas de la canción contemporánea. Celia Cruz trabajó muy duro en la música que había movido al mundo y en el proceso esculpió un lugar único, reservado para ella. «Azúcar» era su tarjeta de visita y azúcar es lo que ella rociaba encima del público dondequiera que iba. Era una figura monumental en un estilo musical que, como dijimos antes, estuvo, salvo excepciones, reservado sólo para hombres.

meta_value

Celia Cruz vio su música crecer desde secciones pequeñas, esparcidas por las tiendas de discos, en donde se podía encontrar algo de flamenco junto a la música de Xavier Cugat, a las secciones especiales que vienen marcadas como «Salsa.» A pesar de su inmenso éxito, Celia Cruz fue una humilde sirviente de Dios, quiso sólo placeres simples en la vida. Una vez confió que su deseo último no era un automóvil elegante o una mansión, o su propio avión. Lo que deseaba era poder volver a su Cuba natal para visitar la tumba de su madre.

«La música es el único don que me ha dado Dios. A no ser que me lo quite, continuaré compartiendo mi regalo con todo el mundo. Es lo que me da placer. Es lo que me trae felicidad. Y ése es mi propósito en la vida. En cierto sentido, he cumplido el deseo de mi padre que quería que fuera maestra como, porque a través de mi música enseño a diferentes generaciones sobre mi cultura y la felicidad que se puede encontrar viviendo la vida. Como intérprete, quiero que la gente sienta como cantan sus corazones y como vuelan sus ánimos.»

meta_value

Celia y Fidel

Hagamos un breve paréntesis en la vida de Celia y regresemos al momento en que triunfa la revolución cubana. Una de las primeras víctimas de esta transformación fue la actividad musical. Se acabó la diversión, llegó el comandante y mandó a parar, según cantaba Carlos Puebla. Y en verdad, llegó Fidel y se acabó la diversión. La diversión de la manera como se proponía en un país supeditado a la corrupción política que permitía todo tipo de entretenimiento para turistas y visitantes que venían en busca de placeres efímeros como el juego en los casinos administrados por la mafia, la prostitución o los cabarets discriminatorios, mientras el pueblo raso se debatía en la pobreza y la ignorancia.

Las emisoras que se dedicaban de manera tradicional a trasmitir programas musicales, al pasar a propiedad del estado, enfocaron más las cuestiones políticas y sociales e igual sucedió cuando el gobierno nacionalizó los canales de televisión. Así las cosas, los trabajos para músicos y cantantes comenzaron a escasear, aunque con alguna dificultad la Sonora Matancera se mantuvo grabando con sus cantantes de planta Carlos Argentino Torres, Celio González y Celia Cruz.

Es necesario recordar que tanto la Matancera como algunos de sus intérpretes habían estado asociados a la estación de radio 1010 propiedad del Partido Socialista Popular de Cuba, fundado en 1925 y precursor del Partido Comunista actual, en cuya plataforma ideológica figuraba su oposición a la discriminación contra los afrodescendientes en la racista sociedad cubana pre-revolucionaria. Por tal motivo, sus micrófonos estuvieron siempre abiertos a la música y la danza de importantes protagonistas, en oposición a otras cadenas radiales, desde la década del treinta cuando empezaron a surgir destacados conjuntos y talentosos artistas de la raza negra. No era de extrañar entonces que en el principio la Sonora Matancera y Celia Cruz simpatizaran con el proceso de reformas que estaban sucediendo en la isla. De hecho, en 1959, aunque usted no lo crea, la Guarachera de Cuba cantó con la Sonora en la estación de radio CMQ un tema apoyando estas transformaciones de la revolución. El tema se titula Guajiro llegó tu día, y dice así…

meta_value

Continuará…
Haaaaasta las pascuas no hay hallacas…

ASÍ SE FORMÓ LA SALSA | Celia Cruz. Parte I

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

[Fancy_Facebook_Comments]
Tu indignación es necesaria
Hazte Superaliado