- Publicidad -
sábado, noviembre 26, 2022
30.1 C
Zulia

Una cuenca de luz y vida (Por Francisco Arias Cárdenas)

- Publicidad -

-La Cuenca del Lago de Maracaibo es un espacio de luz, de energía, signada por el sol y los destellos del relámpago del Catatumbo. Hidrográficamente, integrada por territorios de cinco estados del Occidente de Venezuela y parte  de Colombia. Ese signo de luz impregna la cultura, el imaginario colectivo desde tiempos ancestrales de los habitantes de ese territorio ecológicamente rico, variado, fértil y frágil a un tiempo.

Esa múltiple tormenta de relámpagos y rayos, que es posible vislumbrar desde el Golfo de Venezuela hasta los estados andinos, tiene una inmensa cuna, una extensa zona conocida como las Ciénagas de Juan Manuel. En ella, según investigaciones realizadas por biólogos de LUZ, convergen los ríos que bajan de Los Andes, ya en terreno llano para juntarse con las aguas del lago. Esos humedales constituyen una suerte de vitrina del tiempo, con sus especies vegetales y animales que han permanecido iguales desde las edades primigenias de la Tierra.

También es luminosa la interpretación que nuestros ancestros indígenas hacen del fenómeno electroatmosférico. Para los barí, el Relámpago del Catatumbo es Bigdarí, un niño dios que se divierte lanzando luces a la Tierra, una deidad juguetona que sólo se calma cuando el más anciano de la comunidad, desde la tierra, lo reprende.

Para los añú, la gente del agua, habitantes de las riberas lacustres, esas luces son los movimientos de las almas que ya partieron y están contentas, antes de regresar al agua de la que surgieron, refiriéndose al Coquivacoa.

- Advertisement -

Son relatos que nos enseñan dos vitales lecciones: exaltan el respeto y valoración hacia la autoridad moral de los ancianos, y la necesidad universal y vital -hoy reclamada por la humanidad- de reconocernos como seres cósmicos, hermanados en nuestra esencia con gente, con la tierra, el agua y el aire. En esa necesaria armonía de convivencia radica la esperanza de paz interior, de vida y de futuro.

Y es que, más allá del récord mundial de frecuencia de actividad electroatmosférica, lo más trascendente es que la ciencia ha establecido ya que los Relámpagos del Catatumbo ocurren desde tiempos inmemoriales gracias a una combinación de elementos e interacciones propias del gran ecosistema que es la Cuenca del Lago de Maracaibo, con todas sus potencialidades, riquezas y bellezas. Es un equilibrio que debemos preservar, una biodiversidad que supera las fronteras políticas; es una fuente de vida y de energía que debemos defender y conservar. Somos parte de ella y así lo supieron entender las culturas ancestrales que en ella han habitado.

FRANCISCO J. ARIAS CÁRDENAS

[email protected]

Para recibir en tu celular ésta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en el link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

23,848FansMe gusta
738,684SeguidoresSeguir
471,335SeguidoresSeguir
- Publicidad -

Lo más leído
HOY

Avance Digital NAD

Recibe en tu correo las últimas noticias, acontecimientos e información relevante para mantenerte informado y al día.

- Publicidad -

Relacionadas
más

- Publicidad -
- Publicidad -