18.7 C
Caracas
miércoles, 8 diciembre, 2021

La calidad y la transparencia son mucho más importantes que la velocidad

-

[read_meter]

ENTREVISTA A MARÍA TERESA RONDEROS

La periodista colombiana, reconocida por su labor en la revista Semana y como profesora de la Fundación para el Nuevo Periodismo Iberoamericano, participó la semana pasada en la Escuela Cocuyo que promueve el medio digital independiente Efecto Cocuyo para compartir los principios de cualquier cobertura periodística que aborde la migración

.

María Teresa Ronderos quiere volver a Venezuela. “¿Por qué no?”, pregunta con el acento cantarín que tan bien distingue a los colombianos. Es, quizás, una de las pocas personas que sueñan con regresar a un país de condiciones casi apocalípticas.

Ronderos hizo escala en Venezuela para compartir con los participantes de la Escuela Cocuyo (iniciativa promovida por Efecto Cocuyo) para compartir con los asistentes su más reciente contenido como profesora en la Fundación para el Nuevo Periodismo Iberoamericano: las bases para cubrir la migración de manera ética y responsable.

En entrevista exclusiva con El Pitazo, Ronderos analizó el papel de los medios digitales en la era 4.0, los nuevos retos del periodismo y las características que han adquirido los medios venezolanos a raíz de la disrupción digital, la crisis económica y la censura.

Estas fueron sus impresiones.


Los medios independientes de Venezuela están haciendo un papel bastante notable, impresionante

María Teresa Ronderos, profesora de la Fundación para el Nuevo Periodismo Iberoamericano

Los nuevos retos del periodismo en el mundo

Hablar de la situación global del periodismo es sumamente difícil porque cada país posee sus particularidades. En líneas generales, el reto principal del periodismo mundial es sobrevivir. Hay una crisis derivada de la disrupción digital que ha hecho que los medios dejen de ser los mediadores de la conversación pública.

- Advertisement -

Y por esta razón la labor principal de los periodistas se ha visto confundida porque ahora todo el mundo produce información. Los usuarios generan contenido informativo, de opinión e inundan con ellos las redes sociales. Para los periodistas reclamar ese espacio es difícil, deben volver a reinventar su profesión y pensar qué era lo esencial de ella que sigue siendo valioso para la sociedad.

La razón del periodista

La esencia del periodismo es explicarle a la gente qué ocurre, por qué ocurre, conectar puntos que no son tan obvios y destapar lo que no está bien para que los poderes rindan cuentas ante la gente que no lo tiene, todo para que haya más transparencia.

Las decisiones no las toma solo el gobierno: en ellas participan empresas privadas, organizaciones políticas, e incluso religiosas. Al final son decisiones que nos afectan a todos.

El otro gran reto tiene que ver con ser creíble. Antes la credibilidad era automática porque los medios de comunicación y los periodistas eran los grandes mediadores.


Es muy difícil informar cuando las cosas están tan polarizadas

María Teresa Ronderos, profesora de la Fundación para el Nuevo Periodismo Iberoamericano

Ahora la gente tiene muchas opciones y no necesariamente van a creerle al periodista, o al medio que representa.

Es importante que los medios y los periodistas hagan un esfuerzo no solo para producir verdades con una metodología (que es bastante anticuada), sino que deben lograr que la gente les crea. Y para conseguirlo deben volverse mucho más transparentes. Deben permitir que la audiencia vea cómo hicieron sus historias. Las propias vidas de los periodistas deben ser más transparentes, y deben permitir que la audiencia sepa de dónde viene esa persona y por qué le dice lo que le dice. De lo contrario, el periodista no va a ser más creíble que cualquier activista, o cualquier actor social con derecho de palabra.

El periodismo entonces debe sobrevivir primero económicamente, después conceptualmente, y por supuesto volverse creíble.

La importancia del tubazo

Tener la primicia no es un garante de la credibilidad. Si tú me informas primero es probable que tú estés mejor enterado de lo que está pasando. Pero esa es la lógica del periodismo antes de la disrupción digital, cuando ser el primero en informar era lo más importante porque eso daba credibilidad y permitía imaginar los contactos del medio o del periodista.


Es muy admirable la manera como el periodismo venezolano está haciendo su labor, de una manera creativa, muy a la vanguardia de la era digital

María Teresa Ronderos, profesora de la Fundación para el Nuevo Periodismo Iberoamericano

Ahora creo que eso es menos importante porque hay mucha gente que está muy informada y las noticias viajan a tal velocidad que el periodista no ha llegado al lugar de los hechos cuando ya la gente común y corriente los ha compartido en Twitter o en Facebook. La calidad y la transparencia son mucho más importantes que la velocidad.

La disrupción digital ha ocasionado que ya no exista una cobertura periodística donde la audiencia no importe. Y debe ser tomada como lo que es: un grupo diferente y diverso que posee conocimientos e información muy diversa. Un buen medio de comunicación debe apelar a eso para incluirlo en sus propias historias.

Las lecciones de la crisis venezolana

Los medios venezolanos están atravesando la misma situación que viven los medios mundiales. La crisis del periodismo ocurre en Estados Unidos desde hace 15 años, cuando ocurrió el despido masivo de miles de periodistas de distintos medios. Esta situación se repitió en Europa y ya está llegando a América Latina.

En Colombia, por ejemplo, han despedido a muchos trabajadores de la prensa en los últimos dos años. Hay muchos medios que están al borde del cierre, y que han aguantado gracias a sus propios ahorros.

Si esto ocurre en países “normales”, imagínate la situación venezolana. Los medios venezolanos han sido afectados por un tema mundial que es el ingreso económico. Se les dañó el modelo de negocios como pasó en Colombia, como pasó en Argentina, como está pasando en todas partes del mundo porque la publicidad migró a otros sitios y ya no está en los medios. Pero a eso hay que agregar que Venezuela vive una crisis económica de dimensiones catastróficas. Recientemente escuché a un analista de Harvard explicar que la desintegración de la crisis venezolana tiene una dimensión parecida a la de la República de Weimar antes de la II Guerra Mundial.

Luego, los medios venezolanos tienen que sobrevivir en un ambiente de polarización muy fuerte entre los gobiernistas y los antigobiernistas. Es muy difícil informar cuando las cosas están tan polarizadas.

En ese contexto general, creo que los medios independientes de Venezuela están haciendo un papel bastante notable, impresionante. A pesar de las circunstancias siguen informando al público, explicando qué ocurre en los hospitales, por qué no hay medicinas, por qué no hay comida, y así con todos los temas que afectan todos los días a los venezolanos. Hacen investigaciones, muestran las pruebas, consiguen testimonios y se han ingeniado maneras de distribuir esa información por todos lados a través de las redes sociales.

Es muy admirable la manera como el periodismo venezolano está haciendo su labor bien hecha, realmente informando al público sobre lo que ocurre y de una manera creativa, muy a la vanguardia de la era digital porque la necesidad y la urgencia los ha empujado a eso: a volverse más en el uso de las redes sociales como mecanismos de distribución de la información. Están dando lecciones de periodismo a mucha gente en el mundo.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

[Fancy_Facebook_Comments]
Tu indignación es necesaria
Hazte Superaliado