18.7 C
Caracas
miércoles, 8 diciembre, 2021

Alejandro Grossmann protagonizará “Bou”, primera cinta venezolana en rodarse después del confinamiento

"Bou" es el primer largometraje dirigido por Adolfo Bueno, coescrito con Claudia Paredes. Se estima que el rodaje comenzará en Venezuela durante el primer trimestre de 2021

-

[read_meter]

Caracas.- ¿Quién recuerda qué hacía en Venezuela en el año 2011? La precisión del recuerdo puede tardar en venir, pero hay una verdad absoluta: en Venezuela, todo tiempo pasado fue mejor.

Con sus bemoles, en 2011 el término “hiperinflación” aún se escuchaba lejano. La crisis que atraviesa cada área de desarrollo del país no se había agravado, aunque el éxodo se mostraba, con paso tímido, como un paso necesario para la realización profesional y personal de gran parte de los venezolanos.

En 2011, Alejandro Grossmann aún estudiaba en la Universidad Monteávila y es precisamente el año al que volverá para interpretar al protagonista de Bou, primer largometraje de Adolfo Bueno, con un guion escrito por él conjuntamente con Claudia Paredes. El equipo de producción estima comenzar con el plan de rodaje durante el primer trimestre del año entrante, dependiendo del avance de la pandemia de COVID-19 en el país y, por supuesto, de los reglamentos estipulados por las autoridades corresondientes.

Bou, el papel que interpretará Grossmann el año que viene, es un sastre que intentará encontrar a la familia de un vigilante que falleció, por una causa noble. Lo hará con la ayuda de un personaje femenino y, entre ambos, surgirá una historia de amor que abordará la diferencia de clases, los prejuicios y las particularidades de la sociedad caraqueña para el año 2011.

Para Grossmann, ese año tiene un significado muy particular. “Para ese momento yo tenía apenas 20 años. A esa edad eres un incomprendido, estás descubriendo cosas de ti y relacionándote con el mundo. Estás creando a un hombre. Tener 20 años es, en cierta forma, una desfachatez”, afirma el actor, cuyo personaje en la película le recuerda mucho a él mismo. “Interpretar a Bou es interpretar al Alejandro de hace nueve años”, confiesa.

LEE TAMBIÉN

El sexo vende y el nuevo video de La Vida Boheme lo demuestra

La selección del casting de Bou se hizo a distancia, pues Adolfo Bueno (el director) se encuentra actualmente en Barcelona, España, país donde reside.

Sobre Alejandro Grossmann

- Advertisement -

En Venezuela, Alejandro Grossmann se formó con Matilda Corral en el Gimnasio de Actores, ubicado en las instalaciones del Banco del Libro en Caracas. En teatro, interpretó a Goyo, uno de los roles escritos por Isaac Chocrón para la obra Asia y el Lejano Oriente, en versión y dirección de Federico Pacanins. 

Interpretaría también al Simón Bolívar de Chocrón en la obra Simón, y lo haría en dos oportunidades: la primera en 2012, bajo la dirección de Catherine Medina en la Quinta de Anauco, y la segunda en 2016, bajo la dirección de Isaac P. de Castro, como parte del Ciclo teatral Isaac Chocrón, realizado en Trasnocho Cultural con el auspicio del Centro Venezolano Americano.

También participó, en 2016, en el elenco de la obra Agua a cucharadas de la dramaturga americana Quiara Hudes, parte de la programación del II Festival de Teatro Contemporáneo Estadounidense, y donde compartió el escenario con actores de la talla de Sócrates Serrano, William Cuao, Gladys Prince, Juan Carlos Lira, Jariana Armas y Zuly Méndez, bajo la dirección de Eulalia Siso.

En televisión, Grossmann ganaría una modesta fanaticada interpretando a Randolfo “Randy” Palmero en la telenovela juvenil A puro corazón, una producción de Televen que se emitió entre septiembre de 2015 y marzo de 2016, alcanzando el mayor rating de audiencias en horario prime time.

Recientemente, Grossmann culminó sus estudios en la escuela Art of Acting: Stella Adler, institución con sede en Nueva York y en Los Ángeles, a la que asistió Grossman por ser la más cercana al mercado laboral relacionado con el cine y la televisión, los principales intereses de Grossmann.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

[Fancy_Facebook_Comments]
Tu indignación es necesaria
Hazte Superaliado